El teatro en Chile

 

 La primera sala de TEATRO, en Santiago, se conoce en

1810, justo en los albores de la Independencia.

Se llamaba COLISEO, y estaba frente a la Iglesia de La

Compañía.

A comienzos del siglo XX, el teatro chileno tuvo un cambio

importante En los primeros años del 1900 comenzó a tomar

un marcado acento nacional. Armando Moock, nacido en

1884, es reconocido como el autor más representativo de la

creación teatral en el período 1910 a 1940.

A partir de 1910 se registra una masiva aparición de

dramaturgos nacionales, y al mismo tiempo, aparecen

compañías teatrales con actores, directores y técnicos

chilenos. Ya en 1917, los grupos teatrales chilenos

prescindieron de las producciones extranjeras y se

profesionalizaron.

En el norte, en las oficinas salitreras, se desarrolló el “Teatro

Obrero” principalmente impulsado por Luis Emilio

Recabarren. Las obras en esa época fueron de corte realista

y costumbrista.

 

En 1925 surgieron figuras como Germán Luco Cruchaga,

autor de

 

 

La viuda de Apablaza

(1928) y principal exponente

del naturalismo criollista, y Antonio Acevedo Hernández,

autor de

 

 

Chañarcillo

(1936), considerado el padre del teatro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: